¿Quién persigue a quién?

¿Criticar a un medio es atentar contra la libertad de expresion?

¿Perseguir a ciudadanos/as por actos lícitos, filmarlos y perseguirlos como si fueran delincuentes no es atentar contra la libertad de expresión?

¿A qué le teme ABC?

Anuncios

6 Respuestas a “¿Quién persigue a quién?

  1. Ustedes son libres de hacer lo que nosotros les decimos!!

  2. Carlos Sanabria

    Yo era asiduo visitador de la pagina del vendido abc de puttolillo,y no porque era fan de este medio de mierda,sino porque me encantaba desculambrar con contundentes criticas bien argumentadas en el espacio de posteo para opinar que tenian los lectores,mis criticas iban por un lado que de tal manera debe de haber sido molesta e incomoda para puttolillo y su patron la cia, que al cabo de algun tiempo introdujeron la exigencia de volver a registrarse con toooodos los datos personales incluidos,nr. de c.i. direccion etc. etc… yo en ese momento decidi parar con mis posteos porque no tenia las mas minimas ganas de ser monitoreado de aun mas cerca por la cia, con quien trabaja directamente este puto vendepatria explotador de pobres canillitas descalzos,a costillas de quienes se volvio rico el degenerado este… no contento con todo lo que ya amaso en plata mal ganada,vende este diario puerco a los yankis, y continua figurando de prestanombre con un ‘’salario” de la cia aun mayor de lo que le producia el diario siendo el el dueño.

    Te adverti puttolillo!!! no sera solo el fin de tu puerco diario,sino que seras investigado por evasion de divisas y fatos/negociados turbios… y te van a desenmascarar viejo podrido degenerado igual que tu socio tembelo que se esta pudriendo en el 5to. infierno… asi como el se caia a pedazos de lepra cuando aun vivia,te va a carcomer el cancer maldito puto!!

  3. ABC no necesita de perseguidores, se persigue y se tropieza solo. Es increíble la capacidad que tienen sus periodistas de “tergiversar la información” sin ruborizarse. Yo fui víctima de sus manipulaciones. Todo el mundo sabe como nació ABC y por medio de quién se hizo rico el directorcillo que nunca escribió un mísero artículo. Yo no lo maldigo, como el que posteó antes que yo, pero como existe la ley de la causa y el efecto, tampoco necesito hacerlo, la maldición vendrá por consecuencia

  4. Noelia Ferreira

    A título personal
    Noelia Ferreira
    Periodista
    Llevo solo dos años trabajando en un medio de comunicación y ya tengo serios cuestionamientos respecto al ejercicio de esta profesión. El tratamiento irresponsable de la información, la reproducción verdades mediadas, el tremendo esmero en construir una opinión contraria a los aspectos positivos que hay en este momento político, la necesidad de alimentar el morbo de la gente, a la que de entrada se subestima y preconceptualiza como consumidora voraz de este tipo de noticias, me toca de cerca y de manera cotidiana.

    Todos los días hay que sentar posturas con los editores y coordinadores de redacción para que no ser utilizada como una escriba que repite lo que ellos, en su condición de jefes, quieren que transcribas para defender los intereses que de la patronal. Esto además de tratar de volver atractiva una propuesta temática, por lo general de interés social, para que las mismas “prendan” y consigan espacio en el tabloide.

    El caso de la Campaña ABC miente, creo yo, es un claro indicador de que la gente ya no recepciona sin filtros lo que le presentamos como NOTICIA muchos medios, entre los cuales incluyo el diario para el cual trabajo. En este contexto, los destinatarios o de estas informaciones muchas veces optan por no ser interlocutores de las mismas. No leen, no escuchan, ni ven los informativos para no caer en una gran desesperación que los lleve a suicidarse en masa. Pero, ¿qué pasa con la gente que se ve involucrada y afectada por una publicación, aún desde la pasividad de quien no quiere intervenir en esta coyuntura mediática?

    La “investigación” de Mabel Rehnfeldt y su equipo sobre la referida campaña es el emblema de lo que NO SE DEBE HACER en periodismo. Primero, atendiendo a nuestra responsabilidad de formadores de opinión pública y todo lo que ello trae aparejado, y segundo, por una cuestión deontológica que es intrínseca al ejercicio de esta profesión.

    En este caso se obró con REAL MALICIA, porque se apeló a métodos tendenciosos para presentar una hipótesis como verdad absoluta, se invocó a fuentes ficticias o innominadas para avalar una conjetura no constatable, y lo más grave, se involucró a terceros en una información que contiene gravísimas acusaciones contra el gobierno sin pedir antes de la publicación la versión de los afectados.

    En el caso de Javier Viveros, profesional que trabaja fuera del país como consultor de una multinacional, que valga resaltar es competencia de una de las tantas empresas de Zucolillo; que no está vinculado con ninguna organización política; que es, para quienes conocen su literatura un buenísimo escritor; y quien por sobre todas las cosas tiene una familia que se vio afectada con dicha publicación; se lo acusó en tapa de ser el mentor de un dossier, que hasta hoy no se sabe de dónde salió.

    Por otro lado, la criminalización de dos jóvenes por vender remeras en cuyas inscripciones se pone en duda la veracidad de las publicaciones de ABC. A ambos se los presentó como traficantes de órganos o estupefacientes y se procedió con ellos, igual que como se está procediendo contra todos los que no comulgan con el discurso del medio del abecedario, llámense estos campesinos, indígenas, sintechos, sintierras, sindicalistas, luguistas o izquierdistas.

    Sobre lo expuesto, quedan pendientes miles de observaciones pero me remito a una que realmente me preocupa. El servilismo en el que incurrió el Foro de Periodistas Paraguayos (FOPEP) con su comunicado. Aquí hago un paréntesis para informar que, esta nuecleación esta presidida e integrada por periodistas de altísima reputación que trabajan en este diario, entre las cuales Mabel Rehnfeldt está como responsable de Relaciones Internacionales, y de quienes no dudo tengan vastísima formación académica y empírica como para discutir posturas críticas antes de salir a respaldar una investigación que se cae sola por infundada y poco constatable como lo fue la publicada el 19 de abril último respecto a la Campaña http://www.abc.com.py/2010/04/19/nota/105027-Lugo-habr%C3%ADa-aprobado-campa%C3%B1a-contra-ABC/ .

    Me pregunto si, antes de utilizar de una manera tan panfletaria el principio de libertad de expresión que dicen defender no se plantearon estas pequeñas cuestiones tan elementales al quehacer periodístico. Y me pregunto además, cómo saldrán a reprochar los manejos poco institucionales de la estructura misma del Estado, si ellos, como periodistas están cayendo en un corporativismo necio, que blinda al diario para el que escriben de las críticas orientadas a la construcción y reedificación de la credibilidad de nuestra profesión.

    En base a lo arriba argumentado, creo que es urgente el debate. Uno que incluya a todas las personas, instituciones u organizaciones que tengan estos cuestionamientos. Creo que todos deberíamos interesarnos en dar nuestro aporte sobre la necesidad urgente de democratizar la información.

    Insto, principalmente a los comunicadores institucionales y a los periodistas a sumarse a este debate. Porque si hay algo que no se puede ser es indiferente a la realidad social y política que estamos viviendo y de la cual todos debemos ser protagonistas. El paso primero, es derribar el miedo, viejo estigma de una dictadura cuyas prácticas no se erradicaron del todo de nuestra sociedad y que se imparten desde los propios medios de comunicación.

  5. Noelia Ferreira

    Para los chicos del APCO. No tengo el comunicado del FOPEP, pero les paso esto para que lo evalúen. Gracias por la sugerencia. http://www.abc.com.py/abc/nota/106228-El-Foro-de-Periodistas-expresa-su-preocupaci%C3%B3n/

  6. ¿Criticar a un medio es atentar contra la libertad de expresion?
    No. O acaso estan exentos del error y son dueños de la verdad. Si creen eso aterrizen medios de comunicación y/o representantes.

    ¿Perseguir a ciudadanos/as por actos lícitos, filmarlos y perseguirlos como si fueran delincuentes no es atentar contra la libertad de expresión?
    Creo que eso de perseguir y filmarlos quiere crear una imagen de que esta mal lo que hicieron. Podria ser un modo de querer frenar o efectivamente INVENTAN noticias.

    ¿A qué le teme ABC?
    A que la gente piense por si sola. Creo que todos los medios estan con ese gran error de querer influir en la gente. RECUERDEN el papel de los medios informativos es “INFORMAR”, no tendenciar informaciones de acuerdo a intereses sectoriales.

    Otro punto que me molesta abc y ultima hora ahora es el registro pidiendo c.i. Como corroboran los datos? Acaso esta permitido que se tenga base de datos tan personales asi como asi? Por favor pido que se hagan eco a las personas que esten actualizadas en el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s